Seguridad Vial

jueves, 18 de noviembre de 2010

Trágico accidente en camino a La Paz deja saldo de 7 muertos y 30 heridos

Siete personas y una treintena de heridos es el saldo trágico que dejó la colisión violenta ocurrida ayer a 20 kilómetros aproximadamente al Norte de la ciudad de Oruro, entre un ómnibus de la empresa Naser y un tracto camión de la constructora “Cartellone”.

En el lugar de la tragedia cerca de las 15:00 horas, el panorama era desolador en medio de llanto y dolor pues la cinta asfáltica que une a Oruro con la ciudad de La Paz, una vez más se tiñó de sangre.

De acuerdo a la versión de algunos testigos, el bus de la empresa Naser se desplazaba por el carril Oeste de Norte a Sur, simultáneamente el tracto camión que coadyuvaba en las labores de construcción de la doble vía Oruro – La Paz, ingresaba a la plataforma asfaltada, momento en el cual colisionaron de forma violenta, dejando el saldo lamentable de siete personas fallecidas y 30 heridos.

Al lugar llegaron efectivos del Comando Departamental de Policía, pertenecientes a Radio Patrullas 110, la Patrulla de Auxilio y Cooperación Ciudadana (PAC), la Unidad Operativa de Bomberos y del Organismo Operativo de Tránsito. En las tareas de rescate de heridos y fallecidos que quedaron atrapados en medio de los fierros retorcidos del bus, también participaron voluntarios del grupo SAR Bolivia.

Entre tanto desde la regional de la Caja Nacional de Salud (CNS), se desplazaron 10 ambulancias para recoger a las víctimas.

Inicialmente se conoció que un fallecido (Marcos Mamani) fue trasladado hasta la morgue del Hospital Obrero y los restantes seis a la morgue del Cementerio General. Mientras los heridos fueron trasladados al Hospital Obrero y a la Clínica Cristo Rey.

SANGRE

Conocida la tragedia, a través de los medios de comunicación, personal del Hospital Obrero como el médico Willy Salinas y el responsable de Relaciones Públicas de la CNS, Germán Gordillo pedían a la población acudir al hospital para donar sangre, pues conforme llegaban los heridos y recibían la atención médica correspondiente, las unidades de sangre con que contaba el centro médico se iban agotando.

Los heridos de acuerdo a la gravedad de las lesiones fueron internados en salas de distintas especialidades y otros fueron sometidos a intervenciones quirúrgicas de emergencia.

Mayores detalles en la edición Especial del Suplemento Policial.