Seguridad Vial

sábado, 6 de septiembre de 2008

Los accidentes en camiones de carga afectaron a 405 personas en siete meses


En los primeros siete meses de esta gestión, un total de 278 camiones de carga del servicio público protagonizaron accidentes de tránsito en todo el país porque llevaban pasajeros o embistieron a peatones. Según datos de la Superintendencia de Pensiones, Valores y Seguros (SPVS), el Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito (SOAT) dio cobertura a 405 personas y las aseguradoras desembolsaron 355.054 dólares.

De los 405 accidentados, 302 eran ocupantes o pasajeros de los camiones y 103 peatones.

A comienzos de julio, un motorizado de carga se despeñó en Potosí. Entonces perecieron 50 personas.

Uno de los últimos accidentes en camión, con muertos, se registró el domingo 24 de agosto, aunque éste no está consignado en el reporte de la reguladora. En esa ocasión, según el reporte de la Unidad Operativa de Tránsito, un camión se embarrancó y mató a 21 personas en el cantón Timosi, de la provincia Muñecas de La Paz. Sin embargo, el padre Max Shchieller de Titicachi, en la misma jurisdicción, declaró a Tránsito que perecieron 39 sujetos.

En ambos casos, los camiones Volvo que protagonizaron los accidentes no estaban autorizados para llevar pasajeros.

De acuerdo con el reglamento único del SOAT, los camiones del servicio público son aquellos que prestan asistencia remunerada. Existe otra clasificación de vehículos particulares que no cobran por su servicio.

El SOAT cubre las curaciones médicas de los accidentados y también indemniza con 2.300 derechos especiales de giro (DEG), equivalente a 3.700 dólares, a las familias de los muertos.

La aseguradora Credinform, que vendió en 30 dólares la roseta al Volvo accidentado en La Paz porque sólo era para carga, consideró que la Unidad Operativa de Tránsito bajó la guardia en los controles que debe hacer para que este tipo de vehículos no lleven pasajeros. Miriam Ponce, supervisora del SOAT en esa compañía, dijo también que los policías no verifican que los choferes estén sobrios.

Los datos de la SPVS también dan cuenta de que entre 2004 y 2007 el número de accidentes en camiones particulares y públicos bajó significativamente. Comparativamente, en 2004 hubo 801 siniestros y en 2007, 474.

Sin embargo, la cifra de personas accidentadas se mantiene casi invariable, habiéndose reportado 875 casos en 2004 y 883 en 2007. El monto pagado por las aseguradoras por fallecidos y cobertura médica de heridos también subió de 357.582 dólares a 581.990 dólares.

Ponce explicó que ese incremento en el número de accidentados se debe a que en los primeros años de vigencia de la normativa los choferes eran conscientes de que estaban comprando un SOAT para un camión de carga y de la prohibición de llevar pasajeros en sus carrocerías.

En el accidente de la provincia Muñecas, la empresa Credinform vendió el SOAT al camión Volvo en 30 dólares y sólo para carga, pero tendrá que cancelar al menos 77.000 dólares a los parientes de los fallecidos. Hasta la fecha, precisó, sólo cuatro familias de los que perecieron iniciaron el trámite para recibir el pago.

Precisamente porque se registró este siniestro, la representante de Credinform dijo que es necesario ajustar la prima, aunque considera que ello debe hacerse en coordinación con las empresas de seguro, la Superintendencia de Transportes y los choferes.

Sobre las críticas hechas a Tránsito porque supuestamente no ejerce control, el coronel Augusto Angulo, jefe de la División Accidentes de dicha unidad, dijo que se ven limitados en su accionar en las poblaciones alejadas, que es donde la gente se transporta en camiones. Precisó, sin embargo, que el reglamento del Código de Tránsito permite el traslado mixto de pasajeros y carga en aquellos lugares lejanos en que no haya otro medio de transporte. Sin embargo, dicha normativa precisa que debe haber una autorización para ello.

En una anterior ocasión, el mayor Franz Callejas, jefe de la División de Servicios Públicos de la Unidad de Tránsito, dijo que los pasajeros son cómplices de los choferes porque aceptan viajar en esas condiciones y porque burlan el control que la Policía Caminera efectúa en las trancas.

Hasta julio de este año se reportaron más de la mitad de los hechos registrados en 2007

Otros datos

Las personas accidentadas pueden ser ocupantes de un camión o peatones.

Hasta julio de 2008, del total de personas accidentadas, 320 eran ocupantes y 103 peatones.

La cobertura por gastos médicos llegó a 265.231 dólares y por fallecimientos a 89.123 dólares.

El transporte en camiones se realiza principalmente en el área rural, donde la Policía no tiene control.

Los pasajeros y choferes burlan los controles en las trancas ubicadas en las carreteras.

En julio y agosto hubo dos siniestros con un número elevado de muertos en Potosí y La Paz.

En ambos casos, los accidentes fueron protagonizados por camiones marca Volvo F12.